26 ago. 2012

Estudiar literatura

Por Raúl H. Pérez Navarrete


Para mis alumnos de preparatoria


Nombrar algo implica un acercamiento a ese “algo” pues cuando aprendemos un nuevo concepto éste deja de ser ajeno o desconocido: nos hemos apropiado de él; de esta manera, mientras más amplio es nuestro vocabulario, más amplio es nuestro conocimiento del mundo. De alguna forma, al nombrar, creamos, hacemos que las cosas existan. No en vano la periodista mexicana Cristina Pacheco dijo alguna vez que “el mundo empieza en las palabras”.

        Así como las palabras nos conectan con el exterior, la literatura -cuya esencia es el lenguaje- nos enlaza con nosotros mismos. Estudiar literatura es adentrarse no sólo al mundo del autor sino también a nuestro propio interior (algunas veces desconocido incluso para nosotros mismos).




La literatura como puente

Los escritores (y artistas en general) no son ajenos al mundo que les rodea. Los grandes hechos como guerras y crisis económicas, al igual que las pequeñas tragedias del hombre común, se combinan con sus propias experiencias de vida y el resultado de esa mezcla es la visión particular que el autor presenta en su obra. A través del estudio de la literatura nos acercamos al contexto (mundo exterior) que observó el escritor así como a los sentimientos que experimentó (mundo interior) al momento de realizar una novela o un libro de poemas. Es por eso que se dice que los libros pueden llevarnos a épocas y lugares distantes: el lenguaje y la literatura nos unen sin importar el tiempo o el espacio; igualmente ocurre con las emociones: el amor, el odio, la alegría, son algunos de los sentimientos que los seres humanos han experimentado desde el inicio de su existencia y es a través de los libros que podemos encontrar similitudes entre nosotros y personas que vivieron hace mucho tiempo en lugares distantes.

        Estudiar literatura no debe ser vista como una acción acartonada y aburrida, por el contrario, es una forma de aproximarnos desde otra óptica al cambiante mundo que nos rodea y a nuestro propio universo interior; es una forma de contactar con el pasado, el presente y –a través de la imaginación- con los futuros posibles.

Mérida, Yucatán, 23 de julio de 2012.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...