28 jul. 2012

Juegos Olímpicos y distracción mediática


Por Raúl H. Pérez Navarrete

No es difícil imaginar que muchos de los altos ejecutivos de Televisa así como varios de sus “lectores de noticias” ansiaban ya la llegada de los Juegos Olímpicos cuya ceremonia de inauguración tuvo lugar el viernes 27 de julio en Londres, Inglaterra. Tanto los mundiales de futbol como las competencias olímpicas se han convertido en los últimos años en nuestro país en un gran entretenimiento que va más allá de lo deportivo si tomamos en cuenta las grandes cantidades de dinero invertidas en la presencia de las principales televisoras mexicanas en las sedes de dichos eventos en las que no están ausentes los reportajes frívolos, los seudo comediantes y demás fruslerías. Las posibilidades de triunfo de los atletas mexicanos son siempre ínfimas en estas competencias por lo que el amplio despliegue de recursos de TV Azteca y Televisa sólo puede ser entendida desde el punto de vista económico y desde la posibilidad de distraer a la audiencia mexicana de situaciones graves e inmediatas.


TV vs. Nature, por SilentAwakening.

Luego del aumento de manifestaciones encabezadas por el movimiento #Yo soy 132, Televisa no podía esperar más por la llegada de los juegos para prestarle menos atención a dichas protestas. Los integrantes del movimiento lo sabían y es por eso que organizaron el cerco pacífico a Televisa que finalizó la noche del viernes 27. Pero la televisora no está a salvo al otro lado del Atlántico pues en la misma capital inglesa, tal como lo demuestra un video que circula en Youtube, algunos jóvenes se manifestaron durante una transmisión en vivo de los comentaristas de Televisa deportes.

Los periodos vacacionales son siempre necesarios; de igual modo, competencias deportivas como la celebrada en Londres tienen su lado positivo pues no podemos estar permanentemente conectados a los problemas locales e internacionales. En nuestro país, sin embargo, desafortunadamente esto no ocurre pues son escasos los problemas y tragedias que logran atrapar e indignar a la población más allá de unos cuantos días y para ejemplificar esto basta recordar el incendio en la guardería ABC de Sonora o el ataque al Casino Royale de Monterrey. Si a este fenómeno le sumamos la manipulación de la información por parte de las televisoras, este asunto se torna más grave.

El espectáculo, las hazañas deportivas (colectivas e individuales) y las posibilidades de acercarse a diversas culturas son elementos siempre bienvenidos cada vez que tenemos en los televisores un mundial de futbol o unos juegos olímpicos, pero es importante tener en cuenta que estos eventos igualmente se convierten en factores de distracción de las situaciones tensas y dramáticas que tenemos en puerta.



28 de julio de 2012.




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...